Artemio Franco Preda

Artemio Franco Preda: Nació en 1916, Bachiller en Ciencias y Letras por el Colegio Nacional de la Capital, Profesor Normal por la Escuela Normal de Profesores de Villarrica, Licenciado en Relaciones Públicas en el Instituto Superior de Relaciones Públicas de Asunción.
Ex combatiente de la Guerra del Chaco y por largos años Presidente de la Asociación de dicha nucleación.

Fue galardonado por el Ministerio de Defensa Nacional por su actuación en dicha contienda.

En su vida estudiantil se destacó en las luchas ciudadanas como vocero del órgano "Rebelión". Desde 1945 ocupó cargos en la docencia, desempeñándose como:
- Director de Escuelas Primarias en Altos, Ybytymi, Caacupe.
- Supervisor de Escuelas Primarias en los Departamentos de Guaira, Caazapa, Itapúa, Concepción y Chaco.

Artemio Franco Preda fallece en 1996 a los 80 años de edad.
(A continuación un escrito hecho por el Sr. Ramiro Domínguez)

Hay distintos modos de enjuiciar un libro de historia: por su rigor sistemático, por la densidad de su contenido, o por su originalidad. Si faltara un motivo para encomiar la obra del Prof. Artemio Franco Preda, bastaría con apelar al último de aquellos valores: su originalidad.

Porque, admitido el propósito de escribir una obra sobre "EL GUAIRA Y SU APORTE A LA CULTURA PARAGUAYA", no es el más desdeñable tropiezo la carencia absoluta de archivos y bibliotecas en el ámbito local o nacional, que avalen una empresa de tal aliento. Y en la historiografía de las letras paraguayas, muy poco mérito se han dado comúnmente al hecho de que los autores procediesen de tal o cual área geográfica; menos aún, asignar capítulos especiales a la producción de determinada ciudad del interior, primando el criterio implícito de que el único centro urbano de relativa importancia en el país sigue siendo Asunción.

Sin duda, por tanto, que la obra que nos ocupa tendrá flancos vulnerables a cualquier forma de crítica que no atiende a premisas objetivas y reales. Si en Paraguay la Historia de las Letras sigue siendo riesgosa tarea que a más de un autor ha enturbiado las aguas, cuánto más en la bibliografía regional, moviéndose a tientas entre lo inédito y la tradición oral, tan afín a nuestro temperamento.

Pero cediendo a todas las premisas que aún pudieran oponerse, queda todavía en pie el innegable mérito de la obra, por la ingente labor de compulsa que lo hace texto de consulta obligado para todo aquél que busque un catálogo más o menos completo de instituciones y autores que han pasado por 
Villa Rica, dejando para luego el trabajo de criba, que lógicamente ha de seguir.

Para quienes de hoy en más encuentren ocasión de enmendar o añadir a lo aportado por Artemio Franco Preda, ya queda sin embargo el camino abierto, y muchas pautas de orientación que harán de su labor una tarea más llevadera y fecunda.

Ramiro Domínguez