Augusto Roa Bastos


Augusto Roa Bastos: Nació en Asunción en 1917, pero gran parte de su niñez la vivió en Iturbe, de donde vienen sus primeros recuerdos. Lucio Roa, su padre fue durante 50 años empleado de la Azucarera Iturbe. Lucía Bastos, su madre era católica y formaba parte de la Asociación de las Hijas de María.

Augusto realizó sus estudios en el Colegio San José, con apenas 15 años se fuga con un grupo de compañeros de colegio a la guerra del Chaco, contra Bolivia, como asistente de enfermería.
Trabaja en múltiples oficios y comienza a publicar en prensa. En 1945, invitado por el British Council, viaja a Gran Bretaña y Francia, y sus entrevistas y crónicas del final de la II Guerra Mundial se publican en el diario "El País" de Asunción.

Su talento como escritor hizo que llegara a ser profesor de Literatura Hispanoamericana y de Composición Literaria en la Universidad de Toulusse, Francia. Luego enseñó en las universidades argentinas de Córdoba y la Plata.
Sus primeros pasos en las letras las dio con la poesía. Perteneció a la llamada generación del 40, cuyo mayor referente fue Herbib Campos Cervera. En ese grupo formaban parte también Oscar Ferreiro, Ezequiel González Alsina y Josefina Plá.

Su primer libro de poemas fue "El Ruiseñor de la aurora y otros poemas". A éste siguió luego "El naranjal ardiente" en 1957. En los años de la década del 40, Roa Bastos se ganaba la vida como periodista (profesión en la que se inició
en 1936)

A raíz de la guerra civil de 1947 tuvo que salir del país. Fue como exiliado a Buenos Aires, donde también hizo periodismo y comenzó a sistematizar y a acrecentar su trabajo literario. Se alejó de la poesía para dedicarse más enteramente a la narrativa.

En 1953, en la capital argentina, publicó su primer libro de relatos. "El trueno entre las hojas", editado por Losada, que proyectó su imagen literaria hacia el reconocimiento del público. Uno de esos relatos, que tiene el mismo nombre del libro, fue llevado al cine, con guión del propio Roa, en una película que contó con la actuación de Armando Bó, Isable Sarli, Ernesto Báez, Carlos Gómez y otras figuras de las cinematografía argentina y el teatro paraguayo.

Su primera novela, "Hijo de hombre", más tarde traducida a varios idiomas, fue publicada por Editorial Losada en 1960. En 1974, la Editorial Siglo XXI lanzó la primera edición de "Yo el Supremo", la obra cumbre de Roa Bastos, la que le valió su consagración como uno de los mayores escritores en lengua española. El libro, inspirado en la vida de José Gaspar Rodríguez de Francia, fue considerado por muchos grandes creadores (entre ellos Carlos Fuentes) como una de las más espléndidas contribuciones al enriquecimiento del idioma castellano en el siglo XX. Un singular valor de esta novela es, justamente, el exquisito y sorprendente juego de recreación idiomática que hay en sus páginas.

En 1976 se traslada a Francia, invitado por la Universidad de Toulouse, y desde entonces reside en esa ciudad. Nombrado profesor de Literatura Hispanoamericana, crea el curso de Lengua y Cultura Guaraní y el Taller de Creación y Práctica Literaria. Es miembro de honor de varias universidades hispanoamericanas, europeas y norteamericanas.

Ha recibido prestigiosos premios y condecoraciones, destacan; el Concurso Internacional de Novelas Editorial Losada (1959) y el Premio de las Letras Memorial de América Latina (Brasil,1988). En 1989 recibe el Premio Cervantes.


Posteriormente publicó otras novelas: "Vigilia del Almirante", "El fiscal", "Contravida y Madame Sui". Fue ganador del Premio Cervantes en 1989, también recibió el Premio de Letras del Memorial de América Latina en 1988. En 1990, el Gobierno Nacional, presidido por Andrés Rodríguez, le otorgó la condecoración Orden Nacional de Mérito. Augusto Roa Bastos volvió de nuevo a Paraguay en 1996, vivió en Asunción, tras retornar de un largo e inexplicable exilio.

Más de veinte títulos, entre novelas, cuentos, obras de teatro y poesía, componen su obra, que ha sido traducida a 25 idiomas. Es uno de los grandes escritores latinoamericanos de este siglo.
Augusto Roa Bastos falleció Asunción, Paraguay, el 26 de abril de 2005, a los 87 años de edad de un infarto del que no pudo recuperarse.


Share this

Related Posts

Previous
Next Post »