Fundaciones



Por que se le dio el calificativo de "Ciudad Viajera": Debido a la desazón que producían las invasiones Paulistas Bandeirantes y ante la impotencia de vencer "el azote del oriente", la población se vio en la necesidad de trasladarse a 20 leguas al Oeste.
En 1592 Ruy Díaz de Guzmán la ubica a 100 Km. al Este, de donde parte en marzo de 1593 a fundar a Santiago de Jérez. En 1599 la trasladó muy cerca del Mbotetei, tributario del Río Paraguay y a 100 leguas de Asunción.

Luego de largos años de pacífica y laboriosa existencia, la población sufrió en 1632 una nueva invasión de los Mamelucos, por lo que tuvieron que ser evacuados juntamente con los de la Ciudad Real, cayendo en poder de estos bárbaros Santiago de Jérez. Población de las primeras ciudades, luego de cuatro años de peregrinación acampó en las cercanías del Mbaracayú, para dos años más tarde - 1634 - el Gobernador Valderrama ubicarla en los campos de Yaru.
En 1642 la población sufrió nuevo éxodo hacia Curuguaty, y dos años después el núcleo se dividió en dos grupos: la de Jejui, llamada la Villa Rica del Espíritu Santo, y la de Talavera del Rey, que se estableció en las cercanías del río Ypane. Dos décadas después se fusionaron ambas poblaciones estableciéndose en los yerbales del Mbaracayu. Pareciera que la población llevara el estigma de la persecución e inquietud, ya que en 1662 evacuó nuevamente las tierras del Mbaracayu para ubicarse en las proximidades del río Curuguaty, en donde la población alcanzó superlativo grado de prosperidad y bienestar. Pero este sosiego y bonanza debía durar tan sólo una década, ya que en 1674 salía de San Pablo una expedición de cazadores de indios conducidos por Francisco Pedrozo, que luego de cruzar el Paraná arriba del Salto Guaira, azotó todas las tierras situadas entre Guarambare, Atyra y pueblos vecinos de Villa Rica, pero sus pobladores ya se habían dispersados y refugiados en lugares donde no podían estar a merced de estos terribles invasores.

El Cabildo de los guaireños encabezaba esta peregrinación y, pidió al Gobernador de la Provincia, Rexé de Corvalán, les permitieran radicarse cerca de la Capital, pero dicho funcionario denegó el permiso. Entonces los guaireños fueron a ubicarse en Itape, de donde fueron mas tarde desalojados a pedido del Procurador General de la Asunción. Posteriormente el Gobernador de la Provincia, ordenó a los mismos, que buscaran un lugar distante, treinta leguas de la Capital para radicarse. Fue así que en 1678 se afirmaron en las cercanías del río Tobatyrym lugar llamado "Espinillo". Más, como el lugar no era apropiado para la agricultura, sumando a la escasez de agua, varios vecinos fueron comisionados en 1679 para reconocer las condiciones del suelo más allá del Tebicuary. Tras prolija exploración, encontraron fértiles tierras en las inmediaciones del Ybytyruzu.

Así fue que solicitaron al Tte. Gobernador y Justicia Mayor, autorización para trasladar la población al lugar expresado más arriba. El 25 de mayo de 1682, concedió licencia para establecerse los vecinos en Ybytyruzu, siempre que dicha licencia se aprobada por el Rey, que lo hizo por Cédula Real despachada a buen retiro el 14 de marzo de 1701, aprobando la fundación definitiva de Villa Rica del Espíritu Santo.

El lugar elegido fue la colina situada en las cercanías del Ybytyruzu, ramificación de la Cordillera de Caaguazu, a 180 m. sobre el nivel del mar, donde se encuentra definitivamente sentada desde 1683 tras un largo y penoso deambular. En su cuna, nos dice Ramón I. Cardozo, fue arrullada por los ronquidos del Canindeyu coloso, y hoy reposa riente en las auras del Ybytyruzu.


Share this

Related Posts

Previous
Next Post »