Natalicio de María Talavera

Natalicio de María Talavera: Con una mano componía versos encendidos: ¡Corred a la Gloria! y con la otra empuñaba el fusil, el primero en el combate. Natalicio Talavera fue poeta y guerrero. Como poeta cantó a la patria, al pueblo, a sus compatriotas humildes, modestos y abnegados; a la madre y al amor... Y como hijo de esta tierra de leyenda, defendió palmo a palmo su heredad, defendió sus tradiciones milenarias, su lengua y su identidad primigenia con las plumas y con las armas. Los pitucos de la intelectualidad paraguaya, herederos de la legión amarilla, le dan la espalda para ocultar las pústulas de sus rostros, ateridos en la soledad de sus cobardías y traiciones, acogotados por su propia estupidez. Mientras el gran guaireño y paraguayo se agiganta en el corazón del pueblo, descendiente de aquel a cuyo lado él, Natalicio de María Talavera, convirtió la ira en fuego, y en puntiagudas lanzas la palabra. Se inspiró en los sueños de los revolucionarios de Mayo, en el duro tiempo de la Dictadura Nacional Revolucionaria francista y en la acción estelar de aquel prohombre que fue Don Carlos Antonio López en la vorágine de una guerra de agresión y de exterminio hasta aquel día... ¡no aciago! Sino de esplendente sol en la florida primavera de sus 28 años en Paso Pucu.

Creador de un periodismo de combate, cuya influencia forjó el espíritu indoblegable del soldado paraguayo que "Ya marcha altivo en ademán guerrero/, ya se detienen al empuñar su lanza/ y arde haciendo de marcial pujanza/ al aire blande el matador acero".
Hijo de José Carmelo Talavera y de Doña Antonia Alarcón, nació en Villarrica el 8 de setiembre de 1839.

Formación: Sobre la formación de Natalicio Talavera existen abundantes referencias, todas coinciden en que aprendió letras y nociones elementales en el establecimiento de enseñanza pública de su ciudad natal, para más adelante trasladarse a la ciudad de Asunción, donde ingresa en la escuela particular dirigida por el maestro argentino Juan Pedro Escalada, la más prestigiosa de su tiempo. En 1855, o sea cuando contaba con 16 años de edad, ingresó en el Colegio Secundario dirigido por el profesor español Don Ildefonso Antonio Bermejo. Con posterioridad será alumno de la escuela Aritmética, sita Zevallos-cue, cuyo director era Miguel Rojas. Hay quien afirma que antes de inscribirse en el colegio de Segunda Enseñanza, siguió un curso de Matemáticas y Moral, asignaturas a cargo del profesor francés Francisco Sauvageod de Dupuis.

Hacía 1859 es un aventajado estudiante en el instituto de ciclo secundario conocido con la denominación de "Aula de Filosofía", cuyo fundador y mentor fue el profesor Ildefonso Antonio Bermejo que, al igual que Dupuis, fuera contratado por la administración de Don Carlos Antonio López.

Este centro educativo, según Fulgencio R. Moreno en su obra "La ciudad de Asunción", reglamentó un plan que abarca seis cursos, comprendiendo gramática, historia, geografía, literatura, composición literaria, cosmografía, filosofía, francés, catecismo político y derecho civil. Sus educandos -La juventud más promisoria de la época- fundaron la revista "La Aurora" (1860). Y es en aquella revista donde Talavera, el más aplicado de los discípulos, inaugura sus quehaceres literarios, para los que demuestra vocación y excepcionales condiciones.

Debido a su extraordinario talento, condiciones y aptitudes para la literatura, parecía el joven ideal para integrar el segundo grupo de becarios con destino a Francia, pero como dichos beneficios estaban dedicados a los alumnos de escasos recursos económicos, hubo de declinar el suyo a favor de otros compañeros, también merecedor, proveniente de familia más modesta.

Perfil del Poeta: ¿Como era Natalicio Talavera?: "Observando a Natalicio Talavera a través de la modestia habitual de su apacible carácter, se notaba en su inteligente, pero lángida mirada, un sentimiento vago de melancolía, casi presagio del fin prematuro de su carrera sobre la tierra. Poseyendo los principales dotes de un orador, por su dicción pura y bien acentuada, por el colorido poético y a la vez persuasivo de su discurso, y sobre todo, por la convicción de verdad que se manifestaba en todas sus conversaciones familiares, como si se complaciera en concentrar sus pensamientos en sí mismo, sometiendo sus facciones. Era, no obstante, moderado y aun parco en sus conversaciones familiares, como si se complaciera en concentrar sus pensamientos en sí mismo, sometiendo sus inspiraciones el examen de su rara inteligencia". "Su corazón es tan sensible como generoso. Incapaz de pegarse al limo de la tierra, era inclinado a lo bueno, a lo grande, a lo sublime. Jamás la vil calumnia encontró asilo en su corazón. Era más indulgente con sus semejantes que consigo mismo. Perteneciendo a una decente medianía, no buscó por medios innobles las riquezas y los honores, y supo, aunque joven, anteponer los deberes a las distracciones". Así lo retrató un contemporáneo suyo, el naturalista Domingo Parodi, padre del más tarde poeta Enrique Parodi (1857 - 1917).

Luis Maria Martínez, en El Trino Soterrado nos dice: "Natalicio de María Talavera", el primer poeta paraguayo, es también el primero en darle significación militante al verso, cual bardo épico-colectivo, al utilizarlo como instrumento de elevación de la moral de los combatientes que sobrellevaban el peso de una guerra de resistencia al invasor.

"¡Paraguayo! Corred a la gloria
y colmad vuestra patria de honor,
inscribiendo al luchar, en la historia,
nuevos timbres de noble valor..."

"¡Al combate, al combate!
¡No más calma!
¡Emoción del peligro, yo te ansío;
que el fuego del valor, templada el alma,
recobre altivo su indomable brío!"
 
Con el periódico "Cabichu'i", fundado por Talavera conjuntamente con el coronel Crisóstomo Centurión, e impreso especialmente para el consumo de los soldados que combatían a los invasores amparados por la Triple Alianza, acentúa su contribución a la lucha, pues con la sátira y el ágil sonar de las coplas acrecentados por los grabados, fortalecía el espíritu de combate de los campesinos que guerreaban. En este singular empeño de poeta y combatiente, sacrifica su joven y preciosa vida, cumplida a cabalidad su histórica promesa de "¡Morir ante que esclavo vivir!".

Escritor, poeta y corresponsal de guerra: Al estallar la guerra contra la Triple Alianza, Natalicio Talavera se incorpora al ejercito con el grado de teniente. Sigue escribiendo en el "Cabichu'i", "El Centinela" y el "Semanario". Más tarde, y fue lo más importante de sus aportes para aquella época, escribió las crónicas desde el frente sobre las batallas.

Recordemos que apenas iniciada las batallas en defensa del territorio patrio, Natalicio Talavera se incorpora al ejercito y viaja hacia el sur del territorio patrio en calidad de corresponsal. Dicha corresponsalía la ejerció abnegablemente. Casi enseguida de recibir los partes de las batallas los convertía en crónicas, que el Telégrafo Nacional, bajo la dirección de Saturio Rios, divulga y el "Semanario", a su vez, imprimía. Aquella tarea, de Corresponsal, comienza el mes de iniciarse el conflicto, 17 de junio de 1865 y, siguió escribiendo hasta el 28 de setiembre de 1867.

Natalicio de María Talavera: Hijo pródigo de la famosa región paraguaya llamada Guaira, reconocido como el primer poeta de la era independiente de Paraguay, fallece el día viernes 11 de octubre de 1867, a las 3 de la tarde, víctima de la epidemia de cólera que azotó a los combatientes durante la guerra contra la Triple Alianza; sus restos fueron sepultados en el pequeño cementerio de Paso Pucu. Allí, rodeado por grandes esterales, entre los altos yuyos de la generosa tierra guaraní y el de las desidias de las autoridades nacionales, quedaron dormidos sus sagrados restos. Luego de más de 136 años de su ausencia.

En su homenaje el Centro Guaireño de Asunción, siendo Presidente el Dr. Víctor I. Franco y Vicepresidente el poeta nativo Gumersindo Ayala Aquino, solicitó al Ministerio de Educación y Culto la institución de el 11 de octubre como el Día del Poeta Nacional. En el año 1971, mediante Resolución Nro. 248, el Ministerio de Educación dio curso favorable a dicho pedido.

Algunas Obras: En 1958, Ediciones Nizza, publicó "Guerra del Paraguay" y el sub-titulo de "Natalicio Talavera". El libro de 137 páginas contiene ilustraciones reproducidas de Cabichu'i y las comprendidas compilaciones de los artículos: "Violación del derecho de la Gente por los Aliados"; "Una victoria en Corrales"; "Estero Bellaco"; "Tuyuti"; "Combate de Yataity Cora"; "Antes de Boquerón"; "Boquerón y Sauce"; "Curupayty"; "División de la Alianza al Comenzar 1867". Por otro lado, el poeta, periodista y escritor guaireño, cuenta entre sus producciones versificadas: "Reflexiones de un Combatiente en la víspera del Combate", "Himno Patrio". Usó la sátira con ingenio y eficacia.

Entre sus producciones en prosa, a mas de las crónicas y los comentarios, están: "Influencia del Trabajo en la Organización Física y Moral del Hombre", "Independencia de la Mujer en la Sociedad", "Independencia Nacional","Dios es la Verdad", "Muerte de Cristóbal Colon" y "Estudios Recreativos". También meditados estudios sobre el trabajo, la educación popular, el quehacer agrario y afines, la ciencia y la juventud... Casi todos publicados en la Aurora. Fue, a mayor abundamiento, el primero de los biógrafos del general José E. Díaz y vertió del francés al español "Graziella", célebre novela de Alfonsa Lamartine.