Destacados

Historia




En pleno siglo XVII la situación de Villa Rica del Espíritu Santo, "la ciudad andariega o ciudad viajera" de los guaireños, seguía en forma bastante precaria en las lomas del Ybytyruzu. Pues, el 14 de agosto de 1721 el Consejo de Indias volvía a legalizar la reubicación de cien guaireños, rebeldes y deseosos de volver hacia las tierras del Parana.

A los 100 villarriqueños autorizados, mejor dicho privilegiados, sin contar las mujeres y los niños, se le sumaron en forma indebida 67 más. Ellos se fueron en busca de la "tierra perdida" y se asentaron en Curuguaty, antiguo asiento de Villa Rica, rebautizado con el nombre de Villa de San Isidro Labrador. Allí, se quedaron aguardando que Dios y su Majestad el Rey, con su justicia, los amparen... devolviéndoles su tierra.

Como se sabe, unas décadas antes, ante la desidia de las autoridades de Asunción y de la Metrópoli, la Provincia del Guaira, son sus ciudades Villa Ontiveros (Fundada en 1554), Ciudad Real (1556) y Villa Rica del Espíritu Santo (1570), todas ubicadas al otro lado del Río Parana (hoy Brasil), había sido arrasada por los crueles mamelucos y bandeirantes causando, la esclavitud y muerte de unos 300.000 guaireños (españoles y nativos guaraníes).

Los Villarriqueños, ante aquellas criminales "avanzadas" fueron obligados a realizar grandes, sucesivos y penosos éxodos en busca de protección de las Misiones Jesuíticas y, en especial de la gente de la ciudad de la Asunción, "Amparo y reparo de la Conquista del río de la Plata", sin más logros que la colección de mártires.

En los umbrales del siglo XVIII, muchos de los "guaireños" de la Villa Rica del Espíritu Santo, gente de espíritu rebelde y tenaz, ubicadas en las inmediaciones de la Cordillera Ybytyruzu, aún pregonaban la convivencia de la vuelta a la "verdadera Guaira", tierra ubicada más allá de Río Parana y, discutían airadamente la fresca noticia del Tratado de San Ildefonso de 1777, el cual, según ellos entendían, legalizaba las usurpaciones de sus tierras dejadas en el altiplano paranaense y que jurídicamente, tanto por el ulti posedeti de jure como por el uti posedeti de facto les pertenecían, a España y a ellos.

Los recuerdos de los grandes esfuerzos realizados por Ruy Díaz de Melgarejo, Alonso Riquelme de Guzmán, Ruy Díaz de Guzmán y de otros tantos heroicos gobernadores, capitanes y religiosos, como el Padre Antonio Ruiz de Montoya, Fray Luis Bolaños y Pedro Espinola, persistían y los motivaban a no renunciar a sus anhelos de volver a los que consideraban por ley de ellos.

Por otro lado, los paraguayos de espíritu más inquieto empezaban a discutir sobre la posibilidad de una independencia no sólo de la corona Española, sino también del Puerto de Buenos Aires, pues se sentían objeto de injusticias y explotación a lo largo del coloniaje. Estos patriotas, encabezado por Pedro Juan Caballero, en la noche del 14 al 15 de mayo de 1811 intimaron al gobernador Bernardo Velazco. Este capituló y se constituyó un gobierno provisorio, conocido como el Triunvirato, integrado por el propio Velazco, José Gaspar Rodríguez de Francia y Juan Valeriano Zevallos. La historia del Paraguay independiente había comenzado, pero sin destruir el poder español en otras latitudes de América era casi imposible sostenerla.

La historia de la Comunidad Guaireña y las principales realizaciones emprendidas en un siglo de existencia. En efecto al término de la Guerra Grande, la población de nuestra ciudad estaba formada por 550 habitantes, en su mayoría niños, mujeres y ancianos. Al iniciarse la Guerra del Chaco totalizaban 9.576; actualmente supera los 55.000 habitantes., de los cuales 28.150 pertenecen al sexo femenino y 26.850 al masculino. El primer Gobierno Comunal con el nombre de Junta Económico-administrativo, se constituyó por Decreto del P.E. de fecha 16 de febrero del año 1872 e integraban los señores Jorge López Moreira, Juan B. Careaga, Gregorio Taboada, José Gavilán y Saturnino Careaga, que fueron reemplazados un año más tarde por disposición gubernativa, por los señores Luis García, Gregorio Taboada, Miguel Martínez, José Gavilán y Juan Paulino Alarcón, en razón de que los anteriormente nombrados prácticamente no ejercieron las funciones a que fueron designados.

La Junta Económica Administrativa se instaló formalmente el 7 de marzo de 1873. La primera disposición adoptada, fue ordenar el INVENTARIO del patrimonio Municipal y dictar una Ordenanza estableciendo el pago de impuestos a las actividades comerciales y el control de pesas y medidas. El mismo año se creó la Comandancia Militar, cargo en el que fue nombrado el Coronel José María Benítez. Como el radio urbano era de escasa extensión, se realizaron gestiones ante los Poderes del Estado para ampliarlo. Fue así que por Decreto del Ejecutivo de diciembre del año 1876 se dispuso que los límites de la ciudad llegaran “a dos mil varas a todos los vientos, tirados desde la Iglesia situada en la Plaza “25 de Diciembre”. Once años más tarde, la ciudad crecía en población, vivienda y establecimientos comerciales. La actividad económica se dinamizó; un intercambio que iba en ascenso obligó a las autoridades a vigorizar su acción. En consecuencia, en 1884 se instaló la PRIMERA JUNTA MUNICIPAL, que quedó integrada con los Sres. Buenaventura Bordón, Luis Bregain, Gregorio Taboada, Patricio Echaurí, Marcelino Rodas y Bernardino Bordón. En 1883 se dispuso la construcción del Tajamar Atosaín. Desaparecido el mismo, ocupa hoy dicho sitio el Club Olimpia. Aquel mismo año, una comisión compuesta por el Párroco Julián Arrién y los señores Lucas A. Papalucá, Agustín Guggiari, Pedro Pablo Argüello y Esteban Gorostiaga se abocaron a la tarea de iniciar la construcción del Frontispicio y Torre de la Iglesia Matriz.

En febrero de 1885 se dispuso la instalación de los primeros faroles públicos alimentados a kerosén. Es de señalar como un dato interesante que con motivo de la visita a la ciudad de una prominente figura política en 1905 se iluminó profusamente las calles de Villarrica con 500 faroles. La Banda de Músicos que pertenecía a la Policía desde su creación, pasó a constituirse en Banda Municipal en 1885, y el mismo año, ofreció su primera retreta pública. Dos años más tarde reciben en donación instrumentos para enriquecerlo. En los primeros meses del año 1887 se realizaron los trabajos de prolongación de las vías del F.C. de Paraguari a Villarrica, las que posteriormente llegaron hasta la ciudad de Encarnación.

En marzo de 1890 se dispuso el trazado del Plano de la ciudad de Villarrica, trabajo encomendado al Ingeniero Santiago Madrigal; cinco años más tarde, atendiendo a un pedido formulado por la sociedad “Caridad”, la Municipalidad otorgó cuatro manzanas de terrenos para levantar un Hospital y Asilo, que posteriormente. pasó a ser Hospital Regional, hoy Centro de Salud. En 1896 se iniciaron los trabajos de la Tablada y Matadero, terminados al año siguiente.


En 1889 se extendió la línea telegráfica de la ciudad a la Estación del F.C. El 25 de agosto del año 1906 gracias a las gestiones emprendidas por don Marcelino Rodas —a la sazón miembro del Parlamento— el P. E. de la Nación declaró ciudad a Villarrica, quedando así el apelativo de pueblo para la historia. En 1907, por disposición del Gobierno, se trasladó a la ciudad la Escuela Normal de Maestros con la Dirección del Prof. Estanislao Pereira. En Julio del mismo año el señor Juan Lombardi remitió a la H. Junta Municipal los planos para el edificio del Palacio Municipal. En noviembre de 1907 en solemne ceremonia —luego de la Licitación Pública de rigor y aprobado el presupuesto elevado por el señor David Broggini— se colocó la piedra fundamental del futuro edificio de la Comuna Guaireña con la asistencia de distinguidas personalidades de la ciudad y de la capital de la República. Por decreto del P. Ejecutivo de fecha 4 de febrero del año 1910 se designó al señor Cosme Codas para ejercer las funciones de Intendente Municipal, constituyéndose así en la PRIMERA AUTORIDAD COMUNAL de esta jerarquía en la historia de la ciudad de Villarrica. La toma de posesión del cargo, constituyó una ceremonia sobria y emotiva. Presidió la ceremonia el Sr. Arturo Voíg Pte. de las H.VM.

En el año 1911 el señor Camilo Pérez Riera estableció en su domicilio particular el primer cinematógrafo de la ciudad. Ese mismo año se inició la construcción del Teatro Municipal, obra dirigida por el señor Hans Shelman, e inaugurada en julio de 1913. Alma y nervio de este extraordinario emprendimiento fueron los señores Cosme Codas, Emilio Mastrazzi, Damiano Velázquez y Juan Lombardi. En octubre de 1914 se otorga al señor Cándido Mármol la concesión de la explotación del servicio telefónico. Los derechos y acciones de este servicio fueron traspasados sucesivamente, al señor Carlos Campen, luego a una compañía telefónica de capital Germano, y al iniciarse la Segunda Guerra Mundial, al Estado Paraguayo, que nacionalizó dicha empresa. En 1914 se otorgó concesión al señor Max Croskey para la explotación del alumbrado público. El fluido eléctrico reemplazó así a los viejos faroles alimentados a kerosén que alumbraban con su tenue luz las encantadas noches guaireñas.

En el año 1924 se iniciaron los trabajos para dotar a la ciudad de un balneario público y se inauguró las modernas instalaciones del Matadero Municipal con guinches automáticos, rieles para transporte y bajada de reses, carritos, etc., etc. En los primeros meses del año 1933, con el concurso de los prisioneros bolivianos, se construyó la emplanada del F.C.C. A. López que lleva el nombre de avenida “Capitán Trifón Benítez Vera” como homenaje al héroe guaireño caído en la Guerra del Chaco. (Datos extraídos de “Villarrica" Contemporánea y su Municipios”). El antiguo e histórico local de la Comandancia militar convertido luego en sede de la Delegación de Gobierno, fue ampliado y mejorado en el año 1939.

En el año 1936, se dispuso la demolición del Mercado de Abasto situado frente al Palacio Municipal, y se construyó los dos existentes en la actualidad. El mismo año se designó con el nombre de “Manuel Ortiz Guerrero” el Parque Ycua Pyta. En 1938 se asfaltó diez cuadras céntricas de la ciudad gracias a un empréstito del Gobierno Nacional de 4.000.000 de pesos obtenidos por la Municipalidad. El mismo año con autorización de la Comuna, la empresa Waísnel y Cía. .instaló el primer cine sonoro. Una década después, se amplió el Teatro Municipal.

En diciembre de 1952 se inauguró el edificio del Centro Asistencial del Instituto de Previsión Social (I.P.S) con la asistencia del señor Presidente de la República Dr. Federico Chávez y el Ministro de Salud Pública Dr. Enrique Zacarías Arza. En el año 1967, Antelco (Ahora Copaco) inauguró un hermoso y funcional edificio, se instalaron los servicios de Telex y teléfonos automáticos.

En el mes de julio de 1967 se inició la construcción del moderno y confortable Estadio de Básquetbol del Ycua Pyta, el primero del interior del país y orgullo del pueblo guaireño. Terminada la obra, se inauguró oficialmente en febrero de 1968 con la asistencia del señor Presidente de la República General Don Alfredo Stroessner. En la oportunidad, pronunció el discurso de circunstancias el señor Delegado de Gobierno de Villarrica Licenciado Don Virgilio Ramón Legal. En los años 1968-69 se remodelaron las Plazas “De los Héroes” y “Libertad”.

En 1970 se inició la construcción del Palacio de la Delegación de Gobierno del Guaira, obra debida a la iniciativa del señor Delegado de Gobierno Lic. Don Virgilio Ramón Legal, emprendimiento de gran significación y magnitud, única en su género en la República. Coopera con el Lic. Legal una comisión integrada por destacados líderes de la comunidad. Un acontecimiento de relieve constituyó la construcción de la ruta asfaltada Oviedo - Villarrica, inaugurada oficialmente en el año 1970 con la presencia del señor Presidente de la República en aquel entonces, Alfredo Stroessner y miembros de los Poderes del Estado. La Comuna Guaireña, se hallaba abocada a la tarea de adoquinar la mayor parte de las calles de la ciudad. Para el efecto adquirió del exterior una trituradora y las máquinas necesarias para la realización del proyecto, con fondos otorgados en préstamo por el Bando Central. En el mes de Julio del año 1971 fueron puestas en funcionamiento las maquinarias para las obras de referencia. Actualmente solo algunas calles quedan adoquinadas, calles de asfalto y empedrados cubren la ciudad. Durante el gobierno de Rodríguez se asfalto la ruta 8 que nos comunica con Caazapa. Hoy podrás observar y revivir todas las historias y anécdotas visitando la ciudad de Villa Rica y las demás ciudades del Guaira, llenas de historias y podrás disfrutar de las hermosas casonas coloniales que aún sobreviven al progreso.

Fuente: Museo Fermín López